condones

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS), también llamadas infecciones de transmisión sexual o enfermedades venéreas causadas por virus, bacterias, hongos, protozoos y parásitos que pueden afectar a hombres y mujeres independientemente de su raza o condición social.
En general, las ETS se transmiten desde una persona infectada a otra durante el sexo vaginal, oral y anal sin protección. Otras vías de contagio son el uso compartido de jeringas en drogodependientes, el contacto con sangre contaminada o la transmisión perinatal desde la madre al hijo durante el embarazo, parto o lactancia.

El diagnóstico precoz es vital para reducir su propagación y evitar las complicaciones que pueden aparecer en muchos de los casos. Para ello existen técnicas que permiten un diagnóstico temprano sin necesidad de largas esperas desde el momento en el que se haya producido la exposición. En este sentido, la PCR (del inglés, reacción en cadena de la polimerasa) es una técnica que permite la detección de VIH y otras ETS reduciendo el periodo ventana, es decir el tiempo que se debe dejar pasar desde que se produce la exposición hasta que se puede realizar la prueba diagnóstica.

Pruebas de ETS

  • VIH

    Diagnóstico precoz de VIH por PCR

    Con la PCR se pueden detectar directamente infecciones recientes por VIH sin la necesidad de esperar a que el cuerpo genere anticuerpos frente al virus.

    Existen dos alternativas:

    Carga viral por PCR cuantitativa. Cuantifica la cantidad de VIH-1 en la sangre. Esta es la técnica que más reduce el periodo ventana, pudiendo realizarse a partir de los 7 días después del contacto de riesgo.
    Prueba de VIH por PCR cualitativa. Detección de VIH-1 y VIH-2 a partir de los 15 días de la exposición al virus.

    Pruebas rápidas de VIH

    Utilizamos pruebas de cuarta generación que combinan la detección de anticuerpos frente a VIH y antígeno p24 de VIH-1. Los resultados de estas pruebas están disponibles en solo 20 minutos aunque el periodo ventana es mayor que en las pruebas de PCR.

  • Papiloma

    Prueba de papilomavirus mediante PCR

    La PCR reduce el periodo ventana para detectar infecciones por el virus del papiloma humano (VPH). Así, es posible realizar esta prueba a los pocos días después de haber estado expuestos al virus. Además, si hay infección, esta prueba determina si se trata de un tipo oncogénico o no oncogénico.

    ¿Qué es el VPH?

    El VPH puede infectar el área genital de hombres y mujeres. Las áreas susceptibles de contagio son amplias e incluyen entre otras pene, vulva, ano, vagina, cuello del útero y recto. En un alto número de personas la infección es asintomática aunque en algunos casos pueden aparecer verrugas genitales o cuando la infección es persistente y se prolonga, incluso durante años , pueden darse alteraciones celulares de tipo precanceroso o canceroso que pueden detectarse en exámenes ginecológicos.

  • Herpes genital

    Prueba de detección del Virus Herpes simple por PCR

    Detectamos herpes genital causado por el virus herpes simple (VHS). La PCR permite detectar infecciones recientes a los pocos días de la exposición y además determinar si se trata de una infección por VHS tipo 1 o tipo 2 (VHS-1 o VHS-2).

    ¿Qué es el herpes genital?
    Es una infección de la zona genital provocada principalmente por VHS-2, aunque cada vez se dan más casos provocados por VHS-1 que generalmente es el causante del herpes labial. Sin embargo, las zonas que pueden estar afectadas son muy amplias puesto que la transmisión de este virus se produce en contacto piel con piel. Debido a esto, el uso del preservativo, aunque reduce la probabilidad de contagio, no lo elimina por completo.
    La infección puede cursar de forma asintomática aunque sigue siendo contagiosa. En muchos de los casos aparecen lesiones vesiculosas dolorosas y cargadas de líquido. El contacto con ellas es altamente contagioso.

  • Gonorrea

    Diagnóstico de gonorrea por PCR

    La PCR reduce el periodo ventana para detectar infecciones por la bacteria de la gonorrea. Esta prueba se puede realizar desde las 48-72 horas después de la relación de riesgo. Además, este test ultrasensible está recomendado en infecciones asintomáticas como por ejemplo las que se dan generalmente en la garganta.

    Pruebas rápidas de gonorrea

    La detección de antígenos de gonorrea permite obtener resultados en tan solo 20 minutos. Este test se puede utilizar a partir de los 7 días después de la exposición especialmente cuando aparecen síntomas de la infección. En caso de infecciones asintomáticas, siempre es recomendable utilizar técnicas de diagnostico basadas en PCR por su mayor sensibilidad en la detección de gonorrea.

    ¿Qué es la gonorrea?

    La bacteria de la gonorrea puede infectar el pene, ano, vagina y la garganta tanto en hombres como mujeres. Por tanto, la gonorrea se puede transmitir mediante sexo oral, vaginal o anal sin preservativo. Cuando se dan síntomas, estos suelen aparecer entre los 2 a 10 días tras la práctica sexual de riesgo. El síntoma más común es una secreción a través del pene, vagina o ano. Pueden aparecer otros síntomas como molestias al orinar, aumento de la frecuencia para orinar, dolor en testículos, recto y ano. Sin embargo, en algunos casos la infección puede ser asintomática y pasar desapercibida. Esto suele suceder en infecciones de la garganta en las que el síntoma más frecuente es la irritación que se pueden confundir con laringitis.

  • Clamidia

    Diagnóstico de clamidia por PCR

    La PCR reduce el periodo ventana para detectar infecciones por la bacteria de la gonorrea. Esta prueba se puede realizar desde las 72 horas después de la práctica sexual de riesgo. Además, este test ultrasensible está recomendado en infecciones asintomáticas como por ejemplo las que se dan generalmente en la garganta.

    Pruebas rápidas de clamidia

    La detección de antígenos de clamidia permite obtener resultados en tan solo 20 minutos. Este test se puede utilizar a partir de las dos semanas después de la exposición, especialmente cuando aparecen síntomas de la infección. En caso de infecciones asintomáticas, siempre es recomendable utilizar técnicas de diagnostico basadas en PCR por su mayor sensibilidad en la detección de clamidia.

    ¿Qué es la clamidia?

    La bacteria de la clamidia puede infectar el pene, ano, vagina y la garganta tanto en hombres como mujeres. Por tanto, la clamidia se puede transmitir mediante sexo oral, vaginal o anal sin preservativo e incluso con el uso compartido de juguetes sexuales. Cuando se dan síntomas, estos suelen aparecer a partir del tercer día tras el contacto de riesgo. El síntoma más común en hombres es la aparición de molestias en la uretra, sobre todo al orinar. Cuando la infección avanza, se puede producir dolor testicular, epididimitis e incluso afectar a la fertilidad.

    En las mujeres la infección por clamidia suele pasar desapercibida manifestándose como un incremento de la secreción vaginal, dolor y, ligeros sangrado vaginales tras las prácticas sexuales así como un aumento de la frecuencia y dolor al orinar. Si la infección se prolonga, reduce fertilidad y puede dar lugar embarazos ectópicos.

    Cuando la infección por clamidia se localiza en el recto los síntomas suelen incluir dolor de la zona, molestas al defecar, mucosidad en las heces o presencia de sangre en el ano.

    El gran número de casos de clamidiasis que cursan de forma asintomática permite la propagación de esta enfermedad entre personas sexualmente activas. El uso de condón es el método más eficaz para evitar su contagio.

  • Sífilis

    Diagnóstico de sífilis por PCR

    La PCR reduce el periodo ventana para detectar infecciones por la bacteria de la sífilis. Esta prueba se puede realizar desde las 72 horas después del contacto de riesgo utilizando un exudado de la zona afectada. Además, la PCR se utiliza para detectar la presencia de bacteria de la sífilis en una muestra de sangre pudiendo hacerse desde los 10 a 15 días tras la exposición.

    Pruebas rápidas de sífilis

    La detección de anticuerpos de sífilis permite obtener resultados en tan solo 20 minutos. Este test se puede utilizar a partir de las tres semanas después de la práctica sexual de riesgo. Sin embargo, aquellas personas que han tenido sífilis en el pasado y que se curaron con un tratamiento antibiótico pueden dar positivo con esta prueba al tratarse de una detección indirecta. En estos casos, siempre es recomendable utilizar técnicas de diagnostico basadas en PCR por su mayor sensibilidad en la detección de sífilis.

    ¿Qué es la sífilis?

    La sífilis se puede trasmitir cuando se entra en contacto con las úlceras o lesiones que la sífilis causa en la piel durante el sexo oral, vaginal o anal. El uso de preservativo reduce las probabilidades de contagio aunque no las evita por completo ya que las lesiones de la sífilis pueden estar en zonas no cubiertas por este.

    La infección por Treponema pallidum, la bacteria de la sífilis, se da en varias etapas o fases.

    Sífilis primaria: Aparece una úlcera redonda e indolora de pequeño o mediano tamaño denominada chancro sifilítico. Aparece en la parte del cuerpo por la cual ha entrado la bacteria que con mayor frecuencia es el pene, testículos, boca, vagina o ano. En ocasiones se puede producir la inflamación de ganglios próximos a la lesión. Es importante conocer que esta fase es extremadamente contagiosa y que además incrementa la probabilidad de transmisión de VIH.

    Sífilis secundaria: seis meses después de la aparición del chancro pueden aparecer manchas por todo el cuerpo especialmente en las palmas de las manos, planta de los pies y espalda. Cuando estas machas se abren adquiriendo un aspecto de ulcera son muy contagiosas. Pueden aparecer otros síntomas como inflamación de ganglios, cansancio, dolor de cabeza, etc.

    Sífilis terciaria: La infección por sífilis puede permanecer de forma silenciosa durante años y evolucionar lentamente hasta que se producen lesiones del sistema nervioso, cardiopatías y como trastornos oculares que pueden llegar incluso a causar la muerte.

  • Hepatitis B

    Detección del Virus de la Hepatitis B por PCR

    La PCR es una prueba de diagnóstico para detectar directamente infecciones por el virus de la hepatitis B (VHB) sin la necesidad de esperar meses a que el cuerpo desarrolle anticuerpos frente al virus. Con esta se puede conocer si se ha producido un contagio a partir de tan solo 7 días después de la exposición al virus de la hepatitis B.

    ¿Qué es la hepatitis B?

    La hepatitis B es una infección hepática causada por VHB que puede empezar con un cuadro agudo aunque después de este la infección puede persistir dando lugar a una enfermedad crónica, que posteriormente puede dar lugar a cirrosis o cáncer de hígado. Sin embargo, en muchos casos la infección cursa de forma asintomática o incluso los síntomas pueden ser confundidos con los de otras enfermedades infecciosas comunes como la gripe. Cuando aparecen, los síntomas suelen incluir: inapetencia, fatiga, febrícula, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, ictericia (piel amarilla) y/o orina turbia.

    El contagio se puede producir por el contacto con sangre o fluidos corporales de una persona que tenga el virus tales como el semen, flujo vaginal y saliva. Por tanto, el VHB se puede transmitir mediante sexo oral, vaginal o anal sin preservativo. También se puede transmitir cuando se utilizan juguetes sexuales compartidos con una persona con hepatitis B. Otras vías importantes de transmisión son a través de lesiones con objetos corto-punzantes contaminados con VHB, como por ejemplo el que se da con el uso compartido de jeringuillas en drogodependientes, en personas que comparten artículos personales de higiene (cepillo de dientes, maquinilla de afeitar y cortaúñas). La transmisión madre-hijo es una de las rutas más importantes de contagio en menores.

  • Hepatitis C

    Detección del Virus de la Hepatitis C por PCR

    La PCR es una prueba de diagnóstico para detectar directamente infecciones por el virus de la hepatitis C (VHC) sin la necesidad de esperar meses a que el cuerpo desarrolle anticuerpos frente al virus. Con esta técnica se puede conocer si se ha producido un contagio a partir de tan solo 7 días después de la exposición a VHC determinando directamente la presencia del agente patogénico.

    Prueba rápida de Hepatitis C

    La detección de anticuerpos frente a VHC permite obtener resultados en 20 minutos desde que se coge la muestra. El periodo ventana para este test es de 3 meses después de la exposición al virus.

    ¿Qué es la hepatitis C?

    La hepatitis C es una infección hepática causada por VHC que comienza con una infección aguda que por lo general es asintomática por lo cual el diagnóstico no suele ser precoz. Cuando aparecen, los síntomas suelen incluir: inapetencia, fatiga, febrícula, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, orina oscura y/o ictericia (piel y ojos amarillentos). En un 55-85% de las personas que se contagian con VHC la enfermedad se crónifica. En estas a largo plazo hay un mayor riesgo de desarrollar cirrosis y cáncer de hígado.

    El virus de la hepatitis C se transmite por vía sanguínea siendo la vía más común de transmisión el uso compartido de material de inyección en drogodependientes. El VHC puede transmitirse por vía sexual y desde una madre infectada a su hijo, aunque son forma de transmisión poco frecuentes. A diferencia con otras hepatitis, la hepatitis C no se transmite a través de la leche materna, besos y abrazos con una persona infectada, ni a través de alimentos o agua contaminados con VHC.

Ponte en contacto con nosotros:

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje